lunes, 18 de abril de 2016

Reseña #6: Saga Cincuenta sombras de Grey


    La visión de la reseña engloba toda la historia. Por ello, puede haber spoiler.

  Hace poco más de un año me terminé la trilogía entera. En un principio no tenía muy claro si debía o no empezarla, porque personas con gustos similares a los míos la criticaban de tal modo, que cuando las leía, las imaginaba con fuego alrededor, y un tridente en las manos.

  A pesar de haber visto que no era recomendable, el boom que ha provocado esta trilogía me llamaba. Necesitaba saber por qué estaba gustando tanto. ¿Qué era tan interesante como para, en tiempos de crisis, la gente soltara dinero de sus bolsillos?  Incluso familiares femeninos de mi familia, que nunca habían leído, estaban enganchadas, y se lo recomendaron a mi madre (la cual me pidió que lo leyera yo porque no se fiaba). Por ello, conseguí la trilogía y me la leí entera.

  Una vez leída entera del tirón, puedo decir que no, esta trilogía no está escrita para mí.

  Es curioso lo que sintió mi ser cuando leía. Siempre había tenido la esperanza de que algo me interesara de verdad. Incluso en algunos momentos clave de la historia, pensaba: << Ahora la protagonista hará X, haciendo que la historia cambie por completo, y demostrará que ya no es una niña >>.

  Pues no. Era mucho esperar.

  He de decir que yo tengo la misma edad de la protagonista, y no he visto que tuviera mi madurez. No digo que sea más o menos madura, sino que no es la misma para nada. Para empezar, si me encontrara con Christian Grey, un chico adinerado, guapo y caprichoso, el cual hace siempre lo que quiere "porque puede"... Yo lo alejaría de mí.

  Que tenga o no manías en la cama, y que le vaya el BDSM, es lo de menos. Hay gustos para todo, y mientras se respete las libertades de los demás, todo va bien. Ahora, si se cree alguien que puede hacer lo que le dé la gana, lo mejor es pararle los pies para que vea que el mundo no es bello.

  Las fans dirían: ¡Pobrecillo! Con lo mal que lo ha pasado en su pasado, ¡se merece todo lo que tiene!



  Creo que todos lo hemos pasado mal. Poniéndome a mí de ejemplo, he sufrido Bullying desde los tres años hasta los dieciocho. ¿Y eso me da derecho a hacer lo que me dé la real gana? ¿Por ello, tengo derecho a vengarme de la gente, o actuar como ellos actuaron conmigo?

  Aquellos que digan que sí, tienen poco conocimiento de la humanidad y la libertad, ya que ser de una forma a consecuencia de algo, sin dejarte a ti mismo la opción de cambiar, es digno de ser esclavo de uno mismo.

  La historia que he leído es de una chica ambiciosa y machista, que no cambia ni aunque la muelan a palos, y ella no disfrute con ello. Me recordaba demasiado a las maltratadas, que las pegan y aun así, aman a la persona que les hace daño. Si Anastasia (la protagonista) sintiera placer desde el principio con el BDSM, sería otro cantar. Pero no, se fue acostumbrando. Lo hacía todo por él.

  ¿Hasta qué punto los actos que se hacen por amor son válidos, o incluso sanos?

  La historia se lee de una pasada, ya que básicamente lees lo mismo una y otra vez. Las frases y palabras clave son las siguientes:

  • Guapo.
  • Qué guapo es.
  • Lo hago porque puedo.
  • Guapo.
  • Qué malota me siento.
  • Yo follo duro.
  • Oleada de orgasmos.
  • Guapo.

  Creo que me he dejado una. Quizás un adjetivo que indique que el hombre era atractivo.

  El segundo libro tuvo su encanto en un par de páginas, porque me encantan las fiestas de máscaras. Pero duró eso, un par de páginas. Los enfrentamientos que surgen en el segundo libro son más inverosímiles que en el anterior.

  Ahora, la mujer que convirtió a Grey en lo que era, sentía celos de Anastasia. Una mujer que roza la menopausia, que tiene una empresa, y que su vida ya está resuelta, se mete en líos que sólo un adolescente se introduce de cabeza.

  ¿Estamos locos, o qué?

Grey le ofrece a la señorita Steel un contrato para poder pegarla legalmente

  En el tercer libro, la pareja está casada. Eso me hizo mucha gracia, porque se conocen en el primer libro, y al cabo de muy poco tiempo, se prometen. Sólo en los libros esas cosas salen bien. 

  Y ya al ser el tercer libro, llega el apoteósico final, el cual es un drama insostenible. Grey sabe perfectamente que ella finge, y la salva de una muerte segura. No me creí nada del libro.

  Mi opinión sobre la saga en general es que no se la puede creer nadie. No tiene sentido que la chica siga aguantando a alguien así si no es por dinero y conveniencia, ya que el amor lo descarto porque eso no es amor. Hay varios síndromes que lo explican, pero son eso, desajustes mentales.

  Aparte, las historias con chicos perfectos, con grandes dosis de dinero que pueden darlo todo porque tienen todos los recursos... pierden encanto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por tu comentario!
Da tu opinión, siempre con respeto. ¡Esperamos volver a verle pronto!

Páginas vistas en total

¡No te pierdas las novedades!

google15cb383bff09179d.html