lunes, 22 de agosto de 2016

Basilisco Opina #1: Juegos de rol. ¿Hay un protocolo para vivirlo?



La sección de Basilisco Opina se trata de un apartado dedicado a hablar sobre un tema en concreto de algo que no se puede hacer una reseña concreta. Son, básicamente, artículos de opinión.


   Muchos de vosotros probablemente seáis jugadores de rol, otros muchos serán personas que se interesan por este tipo de juego, y otros incluso lo habéis escuchado a lo lejos pero no habéis tenido interés. El tema del que quería tratar de la forma más breve posible es sobre los juegos de rol.

   Un juego de rol es, básicamente, reunirse un grupo de amigos (al menos, con un amigo). Decidís qué tipo de juego queréis. Hay que tener claro que hay de todo tipo. A los que yo he jugado ha sido Dungeons and Dragons 3.5, Vampiro La Mascarada, Edad Oscura, Superhéroes INC, y mi favorito, el juego de rol de Juego de Tronos con dados D6. 

    Una vez decidís el juego, uno de vosotros tiene que ser quien lleve la partida, el llamado Máster (el señor todopoderoso que lo planea todo súper bien, y que los jugadores son los encargados de joderle sus planes con sus improvisaciones). Personalmente, he disfrutado muchísimo cuando sólo éramos el Máster y yo, ya que mi Máster se concentraba mucho en mi personaje (PJ), y creaba personajes secundarios que podían centrarse mucho en la crónica de mi PJ (esos personajes se llaman PNJ -Personaje No Jugable- o NPC en inglés). Y no sólo eso, también he disfrutado porque mi forma de disfrutar del rol es muy, digamos, "literaria". Me gusta crear una historia que podría escribirse en un libro, haciendo escenas que no tengan relación concreta con la trama, como por ejemplo una historia de amor entre mi PJ y un PNJ, o escenas de borrachera y fiesta, o escenas de baile... Escenas que, en teoría, no tienen que durar mucho, pero que con mi Máster han llegado a durar toda una sesión.

Un dado extraño. La imagen es de Pinterest.


   Pero eso lo he vivido sola junto al Máster, porque nos hemos tomado la partida como si fuera una historia que hay que vivirla, sentirla. Hemos llorado, reído, amado y odiado a nuestros personajes a unos límites que se han asemejado e incluso superado a la sensación que puede entrarle a cualquier lector cuando disfruta de un libro. Quiero contaros aquí mis experiencias como jugadora junto a otros jugadores para que entendáis el motivo de la pregunta del artículo. 

   Para que lo veamos más claro, empezaré hablando de las ventajas y desventajas de estar sólo junto al máster:

   ~Ventajas~
  1. La historia con otros Jugadores suele ser más rica, por lo que, aunque el avance de tramas es más lento, se pueden sacar muchas más aventuras.
  2. Fomenta el apoyo mutuo y la empatía gracias a ponernos en situaciones extremas (y, por suerte, inventadas).
  3. Pueden surgir debates morales y puntos de vista muchísimos más variados y diferentes que si estás sólo con el Máster, ya que es más difícil para ambos poneros en la piel de varios PJs y PNJs.
  4. Pueden generarse situaciones nuevas y muy dispares. Todos estáis improvisando, por lo que uno nunca sabe lo que va a pasar. Las escenas más locas pueden surgir con amigos.



   ~Desventajas~
  1. Cada Jugador quiere ser protagonistas, y si te tocan compañeros que quieren centrarse en exceso en sus tramas, puede llegar a haber ciertas rencillas.
  2. Algunos Jugadores han sido también Máster, y les cuesta meterse en el papel de Jugador, por lo que a veces se paran las partidas para entrar en debates sobre la interpretación del sistema que ha usado el Máster vigente (cosa que no debería pasar, pero pasa a menudo).
  3. Algunos Jugadores no quieren tramas enrevesadas ni historias apasionantes y trágicas, sino epicidad. Sólo quiere epicidad. Quieren tener la mejor arma, la mejor armadura, y domar criaturas mitológicas. Ellos no están aquí para jugar y lloriquear por una mujer, ni para tener motivaciones mundanas que puedan romper a su personaje. Quieren avanzar poco a poco pero de forma directa, hasta convertirse en los seres más poderosos. Y tras eso, simplemente probar que nadie puede con ellos.
  4. El desarrollo de tu personaje, al ir más lento, se puede ver mucho menos. O incluso puede no verse demasiado carisma en él, ya que se intenta equilibrar un poco a todos.


   Habrá más ventajas y desventajas, pero ambas, en grandes rasgos, son a lo que quiero llegar. Es bueno jugar con más jugadores, sobre todo si todos tenéis el mismo punto de vista a la hora de jugar. Si habéis visto la serie The Big Bang Theory, habréis visto cómo juegan ellos: El Dungeons Máster es quien tira los dados, él narra las acciones y está todo muy ordenado y organizado. Se centran en lo que es, Dragones y Mazmorras.

    Yo he tenido compañeros de rol de todo tipo: Desde los más tradicionales, hasta los más locos. Yo me tomo el rol como si fuera puro teatro de improvisación. Hay personas que lo ven desmedido, y otras personajes que, al ser amantes del teatro como yo, les encanta la idea de que, en ocasiones, no se vaya a matar dragones, ni a cazar demonios ni vampiros, sino simplemente ver en una sesión cómo son los personajes.

    He de decir que suelo preferir jugar sola por un motivo: Me cuesta mucho integrar un personaje mío a un colectivo. Acaba el personaje siendo demasiado callado y analítico, o se excede a la hora de ser alegre y avispado. O un loco. 

    Hay Jugadores longevos que me han visto jugar y les ha gustado, y otros Jugadores han opinado que tenía que relajar mis ansias de protagonismo y mis diálogos densos, que estaban ahí para matar Orcos (a pesar de que gracias a mi personaje se podría haber conseguido más información de ellos para una futura subtrama), y que de toda la vida se ha jugado así, y no pasa nada.

    Yo he sido también Máster, dos veces. Una de las partidas fue un absoluto desastre, puesto que yo presiono moralmente a los personajes hasta que o bien se rompen, o bien evolucionan y se convierten en hermosas mariposas. Otra vez intenté ser más medida, y la cosa salió bien, por lo que aprendí una cosa: Has de moldearte a tus Jugadores para que la partida no caiga, y dar tu forma de crear partidas de forma dosificada.

    Con esto, os animo a jugar con gente, a pesar de que cada uno tenga sus puntos de vista diferentes. Siempre hay que llegar a un consenso, y a un respeto mutuo, ya que cada uno tiene su punto de vista. No hay un punto de vista único, a pesar de que lo pueda parecer a la hora de jugar con X sistemas, ya que hay que recordar que los manuales son guías, no leyes. La clave de todo está en disfrutar del rol. Vivirlo y ser felices.

    Eso sí, con moderación. Como todo. Aunque lo que yo opino y vivo el rol se describa en esta imagen: 



¡Nos vemos en la próxima entrada!


2 comentarios:

  1. Tal y como indicas, jugar en solitario o en grupo tiene una gran cantidad de ventajas y desventajas (si intentases escribirlas todas, dudo que una sola entrada fuera suficiente). En mi opinión personal, debo decir que las experiencias más divertidas (en términos generales) han sido realizadas en partidas con más jugadores. No obstante, las partidas más intensas, emotivas y cargadas de significado han sido cuando máster y jugador hemos estado a solas. ¿Qué preferirías? ¿Diversión con más gente o intensidad de la trama y entorno?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Depende de cómo me pilles. De normal, prefiero intensidad y lágrimas. Prefiero que haya emoción y seriedad, y eso no lo he podido disfrutar en colectivo.
      Sin embargo, si llevo mucho tiempo jugando sola, echo de menos a la gente al final, porque al fin y al cabo, te acabas echando unas risas y es divertido.

      Creo que elegir una opción y desprenderse de la otra no sería lo más inteligente, puesto que se disfruta de una forma completa al rol si haces ambas.

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!
Da tu opinión, siempre con respeto. ¡Esperamos volver a verle pronto!

Páginas vistas en total

¡No te pierdas las novedades!

google15cb383bff09179d.html