viernes, 13 de enero de 2017

Reseña de cine con Königfitiantrif #1: El último samurái




Título en Español: El último samurái
Título original: The Last Samurai
Director:  Edward Zwick
Producción: Warner Bros Pictures
Compositor BSO: Hans Zimmer
Reparto principal: Tom Cruise, Ken Watanabe
Año: 2003
Duración: 144 minutos







Opinión de un dragón

   Desde el inicio de los tiempos, las distintas culturas existentes a lo largo de la humanidad han sufrido fuertes diferencias, desembocando en guerras y disputas diversas. “El último samurái” demuestra de manera fiel como el verdadero lastre no es la diferencia cultural en sí, sino una fuerza aún mayor: el dinero.

   Hablando de culturas y, ya puesto, de razas, es muy curioso cómo las riquezas tienen la capacidad de embriagar no solo a los dragones, sino también a los humanos (aunque era de esperar).

   A lo largo de la película podemos ver la excelente interpretación de Tom Cruise y Ken Watanabe, los cuales ponen de manifiesto con escenas muy sencillas las enormes diferencias culturales entre ambos personajes.

Primer plano de este gran actor

   Claro que, a lo que me refiero con diferencias culturales es sobre todo a las ropas que utilizan y lo valientes que son los americanos. ¿Los habéis visto? ¡Van sin armadura!  Eso sí, tengo que admitir que los japoneses saben construir guaridas mucho más ostentosas y agradables a la vista, las de los americanos son muy... sucias.

   Lamentablemente, el plano de personajes secundarios deja un sabor de boca agridulce, además de una trama amorosa algo forzada. Decepciona un poco ver cómo el personaje interpretado por la actriz japonesa Katô Koyuki comienza de manera aceptable pero decae y pierde credibilidad a lo largo de la película. Adicionalmente, contamos con un personaje, interpretado por el actor británico Billy Connolly, el cual cuenta con un elevado carisma, mas los guionistas a duras penas han podido sacar unas gotas del jugo que podría haber dado.

    Hablando del personaje interpretado por Billy Connolly, no pude evitar ponerme de los nervios al ver la impaciencia y tozudez humana. Pongo la mano en el fuego y no me quemo (bueno, igual el ejemplo no es muy bueno) de que en el momento en que el espectador llega a ese momento, desea aplastar el cráneo de más de un personaje.



   Fijáos en el cartel. ¿Cuál es el americano y cuál el japonés? Yo los diferenciaba por las ropas, pero una vez vestidos con el mismo estilo, es imposible diferenciarlos.

   Por fortuna, los actores Hiroyuki Sanada y Timothy Spall (japonés y británico respectivamente), gracias a su interpretación y a unos personajes llenos de carisma, logran que el entorno alrededor de los protagonistas recupere un nivel por encima de lo aceptable.

   A pesar de la falta de ciertos detalles que convierten algunas escenas en ridículas desde el punto de vista crítico, pero atrayentes desde un punto de vista como espectador, “El último samurái” es una película muy recomendable de la que se ha hablado demasiado poco y que puede enseñar más de una lección de tolerancia y respecto cultural.


Könignota: 8/10

4 comentarios:

  1. ¡Hola! ¡Vengo aquí para quedarme!

    Me gusta mucho el contenido de tu blog. La crítica que has realizado de esta película me ha gustado mucho y me la apunto para mis próximos visionados.

    ¡Un abrazo fuerte! ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Saludos Santiago Alonso! ¡Recibe mi más preciada y escamosa bienvenida!

      Espero que sigas disfrutando del contenido del blog y de las reseñas y críticas aquí realizadas. Pronto habrá una nueva crítica de película, ¡no te la pierdas!

      ¡Hasta pronto!

      Eliminar
  2. hola pues esta peli la tendré en cuenta porque me suelen gustar muchas gracias por la recomendación chao

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!
Da tu opinión, siempre con respeto. ¡Esperamos volver a verle pronto!

Páginas vistas en total

¡No te pierdas las novedades!

google15cb383bff09179d.html